2.1 Constructivismo y Desarrollo Moral
Imprime este documento

20080629-kamii.jpg
"La autonomía como meta de la educación"

Constance Kamii es reconocida como una de las discípulas más importantes de la Teoría Constructivista propuesta por Jean Piaget, en sus investigaciones sobre la infancia temprana y el Desarrollo Moral llega a identificar las diferencias más representativas entre el Desarrollo Moral, considerado como Tradicional, y el Desarrollo Moral, contemplado como Constructivista.

En el siguiente apartado te presentamos un cuadro comparativo acerca de dos percepciones ideológicamente opuestas: Concepción Empírico-tradicional y Concepción Constructivista.

Concepción Tradicional
el-cuadro-del-nino-llorando.jpg

Concepción Constructivista
1340775_b504744718_m.jpg

La internalización de valores y reglas es inicialmente externa.

El Desarrollo Moral es un proceso de construcción (de reglas morales) desde dentro.

Se promueve la obediencia a los adultos, "portadores de la autoridad".

La adopción o construcción de reglas se realiza por voluntad propia (autonomía). El poder del adulto se reduce al mínimo

Se considera al comportamiento como: "Moldeado" (se recibe un elogio o se evita un castigo).

La regulación de la propia conducta se hace de forma voluntaria.

La sinceridad está motivada por la "coacción" o la aprobación de otros.

Existe una necesidad interna de ser sincero.

Cooperación significa obediencia a la autoridad.

La cooperación se basa en el respeto mutuo entre iguales.

Existe poca libertad para decidir.

El niño tiene la libertad para escoger y decidir ("No se puede dar una libertad ilimitada a los niños").

Para Constance Kamii, uno de los objetivos principales perseguidos por la Educación es el de promover la "Autonomía".
125868.jpg

En muchas ocasiones, como padres, amigos, docentes, etc., acostumbramos establecer o imponer reglas de conducta que la mayoría de las veces nosotros mismos no respetamos, estas incongruencias son observadas permanentemente por los niños, asimilando así patrones de conducta inconvenientes que llevan a los niños o alumnos a respetar dichas normas tan sólo por obediencia a los adultos o por repetición de dicho ejemplo, sin que exista un verdadero proceso de construcción interna.

Dentro del libro La Teoría de Piaget y la educación Preescolar, se hace referencia a dos tipos de sanciones que, según Piaget, la mayoría de los adultos utilizamos para promover el respeto por las reglas. A continuación presentamos un cuadro comparativo que enumera las características más representativas entre ambas sanciones.

Sanciones expiatorias
BARTobjeto.jpg

Sanciones por reciprocidad
ninos20leyendo.jpg

Se caracterizan por el uso de "coacción" y una relación arbitraria entre la sanción y el acto sancionado.

Se caracterizan por una coacción mínima y tienen una relación "lógica" o "natural" con el acto sancionado.

El niño no siente otra necesidad de cambiar su conducta que la de evitar el castigo, por ejemplo: "Dejar sin postre a un niño por haber roto libros y hacerle copiar cien veces: "No mentiré más".

No exigen conductas que aparecen en principio como totalmente arbitrarias a los ojos de los niños, por ejemplo: "Si un niño rompe un libro, el adulto puede decir: nunca más tendremos buenos libros si tú los rompes; así que no puedo dejar que uses los libros, a menos que tengas cuidado. Cuando tengas cuidado los podrás usar.

Los pasos de la lista que se presenta a continuación no son sugeridos como una fórmula a seguir, sino como un instrumento que puede ser útil para todo aquel profesor que quisiera considerar en su didáctica la reducción del poder sin la creación de un "caos total en el aula".

Entre las sanciones por reciprocidad, Piaget distingue las siguientes clases:

"Excluir al niño del grupo social".

Ejemplo: A la hora de contar cuentos, al niño ruidoso que no deja oír el cuento se le puede invitar a que vaya a descansar y calmarse al rincón de lecturas hasta que tenga ganas de escuchar.

Los niños mayores practican esta sanción entre ellos, por ejemplo, cuando se rehúsan a continuar jugando con uno que hace trampa.

"Dejar que la fechoría engendre sus consecuencias materiales, naturales o lógicas".

Dejar al niño que viva las consecuencias que acarrea el destruir un juguete con el que le gustaba jugar, es un ejemplo de este tipo de sanción.

Debe señalarse que ésta es una sanción sólo si el niño experimenta la pérdida como algo que lamenta. Esta sanción no tiene sentido cuando a los niños no les importa la pérdida.

"Quitar al niño algo que ha estropeado"
Ya se ha puesto el ejemplo de privar a un niño del derecho de usar libros. Otro ejemplo sería decir a un niño que derriba la construcción de otro: "No te gustaría que estropease lo que tú construyes... podrás venir al rincón de los bloques cuando puedas andar con cuidado sin derribar las cosas".
"Estimular al niño a la reparación".
Si el niño destruye un libro, el adulto puede simplemente pedirle que ayude a repararlo con cinta adhesiva.
"Censurar al niño sin castigo posterior".

La censura es, a menudo, suficiente para que el niño se dé cuenta de que él ha roto el vínculo de confianza mutua y de solidaridad al hacer algo que ha molestado a los otros.

Si existe una fuerte relación entre el niño y quien quiera que exprese el desacuerdo, esta expresión es generalmente suficiente para lograr que el niño quiera evitar esta fechoría en lo sucesivo.

Muchos de los valores que actualmente poseemos o practicamos tienen una historia; ya sea por adopción, construcción personal o por obediencia a los adultos portadores de la autoridad.

Cuadernillo de trabajo:

A continuación, acude a tu Cuadernillo de trabajo del módulo 2, si no lo ha descargado haga clic aquí, y realiza la lectura “El Desarrollo Moral”, de Constance kamii y Rheta De Vries.

Constance Kamii y Rheta De Vries, autoras del libro: La teoría de Piaget y la educación preescolar, son destacadas especialistas en psicología de la educación, especialmente en la aplicación de las teorías de Piaget a nivel preescolar. En el texto “El desarrollo moral” podrás descubrir algunas de las ideas más importantes que ambas autoras han rescatado sobre el proceso de desarrollo moral concebido para Piaget en la Teoría Constructivista del Aprendizaje.

Lecturas sugeridas son:
Constance Kamii. (1985). La teoría de Piaget y la educación preescolar. España, Madrid: Visor.

 

Siguiente